miércoles, abril 16, 2008

Reseña de Manga: Ikigami

Para ver la estructura de las reseñas de manga, haz click ACA.

REVIEW: La verdad no soy muy asiduo a hacer reseñas de obras en las que no le he leído casi todos los tomos o al menos haber leído una buena parte de ellos, sin embargo esta obra merece una excepción.

¿Que harías si supieras que hoy va a ser el último día de tu vida? Probablemente esa sea una de esas preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez. ¿Qué haríamos? ¿Adonde iríamos? ¿Con quien querríamos pasar nuestras últimas horas? Motoro Mase juega con este tema universal como es la cercanía de la muerte para crear esta interesante obra.

Para conseguir que Japón sea permanentemente un país próspero, el gobierno japonés desarrolla "La Ley para el Sostenimiento de la Prosperidad Estatal", lo que en otras palabras viene a ser una serie de "muertes al azar" que motiven al resto de los ciudadanos. Cuando los niños ingresan a la escuela, a la edad de 6 años y luego del discurso inicial, son vacunados por el programa "Vacunación por la prosperidad". La característica especial de esta vacuna es que en uno de cada mil casos esta incluye una nanocápsula que, dado el momento, se detendrá en la Aorta y les causará una muerte instantánea y sin dolor. Otra característica de esta nanocápsula es que sólo puede provocar la muerte entre los 18 y 24 años de edad.

La nanocápsula, al estar presente sólo en el 0,1% de la población y de forma azarosa, tiene como consecuencia que la gente, al no saber si tienen dentro de ellos dicha nanocápsula, crece sabiendo que puede llegarle la muerte en cualquier momento. Ese miedo es lo que hace que su percepción del "valor de la vida" sea mayor y contribuye a construir una sociedad que mira siempre hacia adelante. La base de esta afirmación es el hecho en la disminución en los índices de suicidios y de criminalidad, mientras que el PIB y la natalidad aumentan año a año.

Dejado de lado un poco el trasfondo de esta iniciativa y volviendo a las personas afectadas por dicha nanocápsula, una vez llegado el momento se le comunica formalmente que en veinticuatro horas morirá. De esta manera, se le da la oportunidad de escoger la forma en la que quiere marcharse de este mundo. Así mismo, el gobierno japonés entrega una pensión anual a la familia del afectado. ¿Porqué se le informa sólo veinticuatro horas antes? esto se realiza con el fin de minimizar al máximo los daños que la persona que va a morir podría causar. De hecho, si dicha persona perpetra algún crimen mayor, a la familia se le negará la pensión vitalicia, se les llevará a juicio y serán repudiados por toda la sociedad. Un precio bastante alto.

Con esta introducción, la obra nos presenta a Fujimoto, un joven que acaba de pasar el periodo de peligro y que entra a trabajar para el Ministerio de Sanidad y Bienestar Social como mensajero del Ikigami (o comunicados de muerte). Al trabajar en la institución que tiene a cargo el programa de sostenimiento de la prosperidad estatal, Fujimoto estará en constantes cursos que nos darán algunos detalles de la vacuna y del sistema detrás de esta. Además nadie, ellos incluidos, tendrá permitido reprochar cualquier cosa de dicho procedimiento, al menos a viva voz, ni tener alguna ideología corrupta al respecto, puesto que en caso contrario se les inyectará la nanocápsula y será eliminado del "sistema", eliminando así cualquier alborotador.

Si bien se podría decir que Fujimoto es el protagonista de esta obra, los verdaderos protagonistas son los ciudadanos a los que Fujimoto les entrega los ikigami. Así nos introducimos de lleno en las pequeñas historias de personas normales que reaccionan de diferente forma a la llamada de la muerte, construyendo una atmósfera viciada y a menudo asfixiante que lleva al lector a reflexionar sobre el valor de la vida.

Una obra imprescindible, y que no estará ajena de prejuicios. Tal como dice el mismo manga en su cubierta, "¡He aquí un drama llevado al extremo que te hará encoger el alma!".

SOBRE EL AUTOR: La verdad no pude encontrar mucha información acerca de Motorô Mase más que nación en Aichi y que sus obran han sido "Heads" (4 tomos - 2003), un seinen psicológico de acción, e "Ikigami".

COMENTARIO FINAL: Simplemente me ha encantado. Es verdad que últimamente mi mangateca se ha inclinado a lo que es seinen, pero creo que esta obra es de lo mejor que tengo hoy por hoy. El mensaje que deja, que básicamente es reflexionar acerca de la vida y que haría yo en el lugar del personaje, hace de esta obra una verdadera delicia.

En esta obra tenemos básicamente dos grandes "protagonistas": tenemos al que podríamos llamar protagonista principal y su constante crítica y reflexión de la medida de la que el es parte. Sin duda Fujimoto es el conductor de los otros "protagonistas" del manga, que son las distintas personas a quien Fujimoto le entrega el Ikigami. La obra desarrolla el entorno que rodea a dichos protagonistas y presenciaremos que decide hacer en sus últimas horas de vida. Será inevitable para el lector hacer un juicio de valor a dicha decisión: ¿esta bien lo que hizo? ¿yo haría lo mismo en su caso?. Básicamente el protagonista de cada arco argumental nos mostrará una faceta de nuestra propia naturaleza al enfrentarse a la muerte.

El dibujo de Motorô Mase es correcto, un dibujo simple pero realista que viene como anillo al dedo a la obra. Tal como comenta Batto (RPD), el dibujo se asimila al dibujo de Urasawa, más que nada en los fondos y sentimientos que genera.

La edición es realmente espectacular. La edición más grande (de tamaño) que tengo, en un papel bastante bueno y en una edición general que saca nota positiva. Si se le podría quejar un poco el precio del manga, pero dado como es cada tomo y lo que contiene, creo que es lo más rápido que se olvida. En cada tomo se nos presentan dos historias que lo único que las une es que uno de los protagonistas de dicha historia recibe el Ikigami. Personalmente me ha encantado la historia "La pastilla del amor", primera historia del segundo tomo. Aunque la verdad me han gustado todas las historias presentadas hasta ahora, pero rescato la antes citada.

Ikigami es una de esas obras que aportan algo más. Una visión bastante particular de este tema universal de la cercanía a la muerte. Una historia que hará pensar, reflexionar y disfrutar al lector. Una obra imprescindible.

FICHA TÉCNICA:
Nombre: Ikigami
Guión: Motorô Mase
Dibujos: Motorô Mase
Número de Tomos: 4
Estado: Abierta
Género: Seinen / Drama
Editorial Española: Panini
Editorial Americana: Ninguna
Nota: 9 / 10

Saludos!!

7 Flopy(s):

Sevi-kun dijo...

Habrá que echarle un vistazo, aunque ahora tengo demasiada serie abierta como para empezar otra. Y bueno, tampoco es que me fie demasiado de una editorial como Panini...

Kururin dijo...

Es el mejor seinen que se edita en la actualidad y punto. Humana y desgarradora como pocas. Imprescindible.

P.D. Sevi-kun ¿qué tiene de malo Panini?

Kyo_Coke dijo...

El manga parece interesante y le hemos echado el ojo más de una vez, pero hay algo que no termina de convencer, a parte de que tal y como dice Sevi, es abierta.

Zentraedi dijo...

La verdad creo que al ser historias autoconclusivas, el hecho que esté abierta no es un punto negativo en Ikigami.

E insisto, es una obra imprescindible.

otakupsx dijo...

que buena historia que tiene con todo eso de la muerte ya que para muchos ees el gran temor de la vida es ese tema

Anónimo dijo...

Pipito:
a penas salga la película me encantaría verla, se nota muy buen la historia yme tiene bastante intrigada.
te amamos
las dos

Naguoki dijo...

Me encanta, no me importa que sean historias cortas, normalmente no me suelen gustar porque no hay hilo conductor pero en este caso es como se enfrentan las personas a esta noticia y de paso hace una reflexion sobre el sistema politico donde viven, sin pasarse, todo muy natural.

En fin, lo dicho: Me encanta.

Comprate Nodame hombre! En la vida hay que reirse tb, no todo va a ser desgracias humanas y reflexiones sobre la vida, menos mal que Ikigami no es leño ni mucho menos, es de facil lectura y te hace reflexionar. Se me ve demasiado el plumero con este seinen, nahhhh...